Acercando la Justicia a la ciudadanía

Gerardo Villar, mediador intrajudicial en Vitoria

Gerardo Villar, mediador intrajudicial en Vitoria

La reparación de la víctima por encima de todo es el principal objetivo de la mediación Intrajudicial. Bien lo sabe Gerardo Villar, trabajador social del Servicio de Mediación Intrajudicial en Vitoria. Tiene años de experiencia al frente de este servicio y en todo este tiempo ha visto acuerdos de todo tipo. Lleva dos décadas practicando la mediación en Álava y a día de hoy se enorgullece de poder decir que la gran mayoría de jueces y juezas de Euskadi están totalmente implicados con este servicio. 

Publicado el 14 de junio de 2013. Leer más de:   Entrevistas. ¡Añade un comentario!.
  • Compartir:
  • Email
  • Twitter
  • Facebook

¿Sabías que no es lo mismo robar que hurtar?

¿Sabías que no es lo mismo robar que hurtar?

En el lenguaje jurídico la expresión “me han robado la cartera” es totalmente inexacta. Un robo implica siempre el uso de la violencia o de la fuerza.

Además, debo saber que, por ejemplo, de cara a posibles indemnizaciones de los seguros, la cantidad de dinero de compensación que me dan no es la misma cuando se trata de un hurto que cuando se trata de un robo.

  • ¿Me ha robado la cartera en la calle y no me he dado cuenta? Jurídicamente hablando, lo correcto sería decir “me han hurtado la cartera”.
  • ¿Para robarme la cartera me han intimidado con una navaja? Sí, así que sí que puedes decir "me la han robado".

¡Recuerda!: “Robar” y “hurtar” son términos que apuntan a dos delitos diferentes. La principal diferencia es que el robo implica el uso de la violencia o de la fuerza y el hurto, no. Así que si tienes la mala suerte de que te desaparece la cartera del bolsillo mientras paseas tranquilamente por la calle, ¡no digas que te la han robado!

Publicado el 11 de junio de 2013. Leer más de:   Sabías que.... 3 comentarios.
  • Compartir:
  • Email
  • Twitter
  • Facebook

¿Qué es un certificado de fe de vida y estado?

¿Qué es un certificado de fe de vida y estado?

Los certificados de fe de vida y estado sirven para acreditar tu estado civil y para dar constancia de si una persona está viva o no. Son expedidos por los Registros Civiles y habitualmente se solicitan para tramitar el cobro de las pensiones, para la celebración de matrimonios en el extranjero o para iniciar los expedientes de nacionalidad.

Si necesitas solicitar un certificado de fe de vida y estado debes dirigirte en persona al Registro Civil que te corresponda según tu lugar de empadronamiento. Esto es, si vives en Bilbao pero has nacido en Vitoria deberás hacer la solicitud en el Registro Civil de Bilbao.

Debes saber que este tipo de certificados no pueden solicitarse online, por lo que siempre será imprescindible que te desplaces hasta el Registro para hacer la petición. Otro asunto ya es que por algún motivo médico te encuentres impedido y te resulte imposible acudir al Registro Civil. En ese caso, puede ir otra persona en tu nombre, pero siempre que presente un certificado médico que acredite que no puedes desplazarte hasta el Registro.

Cuando vayas a solicitar el certificado de fe de vida y estado es muy importante que tengas en cuenta la fecha en la que vas a hacer el trámite para el que necesitas este documento. Por lo general, los certificados de nacimiento, matrimonio y defunción tienen una caducidad de unos tres meses desde la fecha de expedición. Sin embargo, el certificado de fe de vida y estado (también conocido como certificado de soltería) tiene una fecha de caducidad muy limitada y generalmente, las Administraciones no suelen admitir certificados de fe de vida y estado con una antigüedad superior a los 15 días o incluso menos.

Publicado el 3 de junio de 2013. Leer más de:   Registro Civil y Juzgados de Paz. 61 comentarios.
  • Compartir:
  • Email
  • Twitter
  • Facebook

Eduardo Pérez Uriarte, Juez de Paz de Etxebarri

Eduardo Pérez Uriarte, Juez de Paz de Etxebarri

A Eduardo Pérez Uriarte la prejubilación le vino muy joven. Así que cuando le surgió la oportunidad de convertirse en el Juez de Paz de Etxebarri no lo dudó; porque además era la manera perfecta de librarse de seguir haciendo recados a toda su familia. Reacio a las nuevas tecnologías, su experiencia al frente de los servicios jurídicos de un banco le ha venido muy bien para ejercer como Juez de Paz, ya que aunque no es necesario ser licenciado en Derecho para acceder a este puesto, los conocimientos jurídicos no están de más, sobre todo, desde que en los Juzgados de Paz se celebran juicios de faltas. Precisamente ese tipo de juicios son los que menos le gustan a Eduardo, porque teme que algún día pueda haber algún problema y las amenazas se conviertan en agresiones.

Publicado el 28 de mayo de 2013. Leer más de:   Entrevistas. ¡Añade un comentario!.
  • Compartir:
  • Email
  • Twitter
  • Facebook

Ya está aquí la Ley Antidesahucios

Ya está aquí la Ley Antidesahucios

La crisis económica, que parece que no tiene fin, se está cebando con muchas familias. El problema ya no es sólo quedarse en paro y que se te termine la prestación por desempleo. El problema de verdad viene cuando ya ni tan siquiera puedes hacer frente al pago de tu hipoteca.
Y es que hasta ahora, esto sólo tenía dos soluciones: perder la vivienda o que tu deuda se incremente de manera desproporcionada. O lo que es peor, que te quedes sin tu hogar y que además sigas teniendo una deuda enorme.

Para intentar frenar este drama y dar una solución a estas familias se ha creado la Ley 1/2013, de 14 de mayo, de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social (publicada en el BOE el pasado 15 de mayo).

La nueva Ley está dividida en cuatro capítulos:

  1. El Capítulo I prevé la suspensión inmediata y por un plazo de dos años de los desahucios de las familias que se encuentren en una situación de especial riesgo de exclusión.
  2. A través del Capítulo II se introducen mejoras en la Ley Hipotecaria. La más importante de todas es la que establece limitaciones a los intereses de demora que pueden exigir los bancos a aquellas personas que se retrasen en los pagos de su hipoteca.
  3. El Capítulo III establece varias modificaciones a la Ley de Enjuiciamiento Civil. El objetivo es garantizar que la ejecución hipotecaria se realiza protegiendo de manera adecuada los intereses del deudor hipotecario. Además, los cambios introducidos también buscan agilizar y flexibilizar el procedimiento de ejecución.
  4. Por último, el Capítulo IV modifica el Real Decreto-ley 6/2012, de 9 de marzo, de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos.

Además, la nueva Ley de protección a los hipotecados incluye un apartado específico para que las entidades financieras promuevan la creación de un fondo social de viviendas destinadas a todas aquellas personas que han sido desalojadas de sus hogares por el impago de su hipoteca.

 

Publicado el 17 de mayo de 2013. Leer más de:   Cooperación con la Justicia. ¡Añade un comentario!.
  • Compartir:
  • Email
  • Twitter
  • Facebook