Acercando la Justicia a la ciudadanía

Divorcio de mutuo acuerdo ante notario

Pareja

El pasado 23 de julio entró en vigor la nueva Ley 15/2015, de 2 de julio, de Jurisdicción Voluntaria, que contiene muchas novedades. Una de ellas es la posibilidad de que los cónyuges puedan divorciarse de mutuo acuerdo (o separarse) acudiendo al notario a otorgar una escritura pública, siempre y cuando sea un divorcio de mutuo acuerdo, y no existan hijos menores de edad o con la capacidad modificada judicialmente. También puede otorgarse el consentimiento ante los secretarios judiciales.

En esta escritura pública se recogerá una declaración de los cónyuges de su voluntad de divorciarse y el convenio regulador del divorcio.

Hay posibilidad de elegir notario: se puede acudir a cualquier notario del último domicilio común o el del domicilio o residencia habitual de cualquiera de los solicitantes.

Han de acudir los dos, a la vez, a firmar la escritura, y deben estar asistidos por letrado en ejercicio. En constancia de su presencia y asesoramiento legal, el o los letrados firmarán también la escritura.

Respecto al convenio regulador, se incorpora para los notarios una obligación que se aleja de lo que ha sido el tradicional ámbito de actuación del notario: la valoración del convenio. Cuando los cónyuges formalicen los acuerdos ante el secretario judicial o notario, si éstos considerasen que, a su juicio, alguno de ellos pudiera ser dañoso o gravemente perjudicial para uno de los cónyuges o para los hijos mayores o menores emancipados afectados, lo tendrán que advertir a los otorgantes y darán por terminado el expediente. En este caso, los cónyuges sólo podrán acudir ante el juez para la aprobación de la propuesta de convenio regulador.

En este caso, se nos plantea una duda: ¿qué ocurre si un notario deniega el divorcio a los cónyuges y estos acuden a otro que considere que no existe daño para formalizarlo y sin que, por tanto, el juez llegue a conocer el contenido del convenio? Es una pregunta que, de momento, queda en el aire.

Si hay hijos mayores de edad o emancipados, deberán prestar el consentimiento “respecto de las medidas que les afecten por carecer de ingresos propios y convivir en el domicilio familiar.” (art 82 CC). Este consentimiento es esencial, si no se presta no hay aprobación de convenio ni tampoco divorcio. Por ello, deberán estar presentes en el momento de otorgar la escritura, aunque la ley no exige su presencia personal, de modo que podrían estar representados por apoderado.

Una vez firmada la escritura, el nuevo art. 61 de la Ley del Registro Civil establece que se remitirá por medios electrónicos al Registro Civil. Dado que no existen aún esos medios por parte de los registros, se enviará por el momento una copia autorizada en papel.

Publicado el 27 de julio de 2015. Leer más de:   Actualidad normativa. ¡Añade un comentario!.

Comenta el artículo

*
*
No será publicado
*