Acercando la Justicia a la ciudadanía

El Servicio Vasco de Mediación Familiar retoma la actividad presencial

Servicio de Mediación Familiar

El Servicio vasco de Mediación Familiar (SMF), dependiente del departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno vasco, ha retomado su actividad presencial en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, interrumpida por efecto del confinamiento y posterior estado de alarma el 16 de marzo.

El SMF es un servicio de atención e intervención familiar extrajudicial, que se convierte en un espacio neutral para recuperar el diálogo a través de la mediación ante cualquier conflicto. Se trata de un servicio gratuito y de acceso directo, es decir, no requiere llegar obligatoriamente derivado de otro ámbito.

La consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno vasco, Beatriz Artolazabal, ha visitado esta los locales que el Servicio vasco de Mediación Familiar tiene en Donostia, en la calle Larramendi,1, para conocer de primera mano detalles de la reanudación de la atención presencial que incluye estrictas medidas de higiene y la colocación de mamparas

En Araba, el Servicio vasco de Mediación Familiar se encuentra en la calle Santa Olaja de Acero, 1, de Vitoria-Gasteiz; y en Bizkaia, en la calle Santutxu, 69 de Bilbao. A partir de julio está prevista la apertura de un nuevo local en la localidad guipuzcoana de Tolosa, en virtud de un acuerdo suscrito con el Ayuntamiento de esta localidad. Será en la calle Prim 14.

Este servicio de mediación seguirá funcionando con cita previa, como antes de la pandemia, a través de los teléfonos 943-57 62 08 (Gipuzkoa); 945 17 11 25 (Araba) y 94 427 77 88 (Bizkaia).

“Durante esta etapa tan dura han aflorado problemas nuevos y otros se han quedado pendientes. Pero las personas que os han necesitado han podido contar con el Servicio vasco de Mediación Familiar. Sólo queda daros las gracias por la labor tan importante que hacéis día a día y, especialmente ahora, tras la crisis abierta por el covid-19”, ha trasladado la consejera Artolazabal a los y las trabajadoras del Servicio vasco de Mediación Familiar.

Al inicio del estado de alarma, el Servicio vasco de Mediación Familiar mantuvo sus servicios abiertos a través del teléfono y el correo electrónico, realizando turnos entre las personas que componen los equipos con el fin de evitar contagios. Posteriormente, ante la limitación de movimientos, se procedió a desviar las llamadas que se recibían en los SMF de los tres territorios a los teléfonos de los profesionales de los tres equipos de mediación para evitar, de este modo, los desplazamientos.

Este desvío de las llamadas ha permitido continuar con la atención a la ciudadanía en todo momento. Así, durante este período el Servicio vasco de Mediación Familiar ha atendido a un total de 2.181 personas, de las que 1.395 han sido mujeres. El número de personas atendidas engloba tanto a peticiones nuevas que han surgido durante el confinamiento como a dar respuesta a las personas que antes de la situación de alarma ya participaban en un proceso de mediación o tenían prevista una cita para iniciarlo.

Reorganización familiar

Sobre las nuevas casuísticas tratadas por el SMF durante el confinamiento, destaca, por ejemplo, la decisión de padres y madres de proceder a una reorganización familiar en favor de los hijos e hijas o de las personas mayores dependientes, obligados a la estancia en casa por el cierre de los centros de día.

Así, se han dado situaciones en las que parejas que convivían separadas han decidido reagruparse para evitar desplazamientos de hijos e hijas y reducir, de este modo, la posibilidad de contagios. También, en custodias compartidas, ha habido parejas que han decidido favorecer la estancia con el progenitor que reuniera mejores condiciones para el/la menor, dada la profesión, por ejemplo.

Asimismo, se han dado casos de familias que han optado por modificar la persona que habitualmente cuida a su padre o madre mayor en favor de su bienestar y cambiar, de esta manera, el hijo o la hija habitual de cuidado.

“Nos ha sorprendido la capacidad de adaptación de muchas personas. Hemos visto que han sido capaces de llegar a acuerdos gracias a su propio autoaprendizaje”, ha señalado la responsable de la oficina de Donostia, Gurutze Lopetegi.

Asimismo, el Servicio vasco de Mediación Familiar de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa ha continuado realizando llamadas tanto a las personas cuyo expediente de mediación estaba ya finalizado, como a aquellas cuyo proceso se mantiene abierto.

“Este trabajo nos ha permitido conocer cómo se están organizando y cómo han vivido la situación de alarma sanitaria y el confinamiento. Esta atención nos ha permitido ofrecerles información y apoyo, a través de una escucha activa y la comprensión de su situación. Sobre todo en las primeras semanas las familias han agradecido mucho la posibilidad de ser escuchadas y de recibir la llamada de un servicio público que se interesaba por el seguimiento de su situación durante el confinamiento”, ha explicado Gurutze Lopetegi.

Publicado el 26 de junio de 2020. Leer más de:   Gobierno vasco. ¡Añade un comentario!.
  • Compartir:
  • Email
  • Twitter
  • Facebook

Comenta el artículo

*
*
No será publicado
*
*