Acercando la Justicia a la ciudadanía

Cooperación con la Justicia

Stop Desahucios ya tiene su hogar en Bizkaia

Stop Desahucios ya tiene su hogar en Bizkaia

La plataforma Stop Desahucios trabaja cada día para evitar que las familias pierdan su vivienda. Sin embargo, el colectivo careció de hogar hasta el pasado 18 de enero, cuando abrió sus puertas la primera oficina de Stop Desahucios en Bizkaia. 

El local se encuentra en Sestao, en un local cedido por el Ayuntamiento en el antiguo colegio Las Llanas (C/ San Diego, 3). Allí asesoran a cualquier familia residente en Bizkaia que se encuentre en riesgo de perder su vivienda. Cuentan también con un abogado y una trabajadora social para gestionar ayudas a las personas afectadas y estudiar la situación social de cada familia. La oficina abre de lunes a viernes de 10.00 a 13.30 horas y de 17.00 a 20.00 horas.

Además, recuerda que el Departamento de Justicia dispone del Servicio de Mediación Hipotecaria. En él, un mediador tratará de llegar a un acuerdo entre la familia y la entidad financiera para encontrar la mejor forma de liquidar la deuda contraída. Si quieres saber más información, accede a la sección de Mediación Hipotecaria.

Pero, sobre todo, si te encuentras en riesgo de perder tu vivienda, no esperes hasta el último momento.
 

Publicado el 22 de febrero de 2013. Leer más de:   Cooperación con la Justicia. Un comentario.
  • Compartir:
  • Twitter
  • Facebook

Conoce las etapas de un desahucio

Conoce las etapas de un desahucio

Desde que comenzara la crisis en 2008, casi 150.000 familias han perdido sus casas. Desahuciar, paradójicamente, tiene entre sus acepciones “Quitar a alguien toda esperanza de conseguir lo que desea”. Un hogar, por ejemplo. Por supuesto, la RAE también recoge la acepción por la que más se conoce este verbo en los últimos tiempos: “Dicho de un dueño o de un arrendador: Despedir al inquilino o arrendatario mediante una acción legal”. Pero, ¿sabéis cuáles son las etapas previas a abandonar el inmueble?

Demanda. El impago de una cuota es motivo suficiente para que la entidad financiera reclame judicialmente el cobro de la deuda total. A la persona deudora se le notifica la demanda en el domicilio indicado en la escritura y se le da un plazo para que pague o para que se oponga a la demanda. En caso de que no pague, el siguiente paso es la fase de ejecución hipotecaria.

Subasta. El banco pide al Registro de la Propiedad un certificado de cargas del inmueble y éste sale a subasta. El valor del mismo se toma de la tasación efectuada para conceder el préstamo. La subasta puede ser pública (la realiza el juzgado) o privada (la entidad financiera). Una vez notificada a la persona deudora, la convocatoria se realiza mediante anuncios de subasta que se colocan en el tablón de anuncios del Ayuntamiento, del Registro de la Propiedad o del propio juzgado. Hasta esa fecha, el deudor o la deudora aún dispone de tiempo para pagar las cuotas vencidas y restablecer su préstamo. Si esto no sucede, la un 70% del valor de tasación. Si no hay comprador/a, el banco se queda con la casa por un 60% del valor de tasación (vivienda habitual) o por el 50%.

Lanzamiento judicial. Una vez que la propiedad pasa a nombre de una entidad o de una tercera persona, el desahucio se ejecuta con un mes de plazo si se trata de una vivienda habitual, con posibilidad de otro mes de prórroga. Si no lo hace, una comitiva judicial se presentará acompañada de la policía para llevar a cabo el desalojo.

Sin embargo, a pesar de quedarse en la calle, la persona deudora no salda su deuda con el banco, los intereses de demora continúan en aumento, y éste responderá con todos sus bienes presentes y futuros.

Publicado el 13 de diciembre de 2012. Leer más de:   Cooperación con la Justicia. ¡Añade un comentario!.
  • Compartir:
  • Twitter
  • Facebook